Capiibary, un lugar para volver a soñar

Alumnos del IFD 2Desde nuestra llegada a la ciudad de Capiibary, el Instituto de Formación Docente Diocesano captó la atención de nuestra comunidad. Para cada uno de los Hermanos que vamos haciendo pie de a poco en dicha ciudad, trabajar allí representa un desafío totalmente nuevo. Y es que, por más que se trate de una institución pequeña, de tan solo 100 alumnos, requiere de un contacto permanente con el cotidiano de los alumnos, los docentes, las escuelas y colegios secundarios de aplicación, supervisiones, etc.


Justamente, a partir esta cercanía con los alumnos y alumnas del IFD, nos fuimos dando cuenta de sus necesidades más urgentes. De entre muchas, la que más nos preocupó fue situación de alimentaria de algunos de ellos. Y es que hay aproximadamente 20 alumnos que no pueden ir a sus casas para almorzar y quedan en la ciudad “boyando” hasta que se hace la hora de volver a clases. El almuerzo de ellos, muchas veces no pasa de un par de empanadas… Esto nos llevó a la comunidad a proyectar la posibilidad de abrir nuestra casa y nuestra mesa a estos jóvenes. Hoy por hoy, con el aporte de cada uno – ya sea en víveres que traen de la casa o en efectivo – contamos con un comedor donde compartimos el almuerzo junto a ellos, en un ambiente familiar, donde no falta la oración y la organización para las tareas comunes. Luego del almuerzo, hasta que se haga la hora de volver a clases, muchos se quedan a compartir charlas, canciones, o el descanso con sus compañeros o los Hermanos. Esta es una experiencia que como comunidad nos pone muy contentos.


Por otra parte, el diálogo que tenemos con los docentes con quienes trabajamos, nos permitió asomarnos a otra problemática: la carencia de profesionales en algunas áreas. Y producto de estas conversaciones fuimos mirando más intencionadamente esta problemática en la zona, hasta constatar la falta de docentes capacitados en el área de Química, Educación Especial, Lengua Extranjera (Inglés), Educación Artística, y la lista sigue…
Una hipótesis para explicar esta problemática es la lógica centro-periferia que nos atraviesa. En el centro – Asunción y otras ciudades – se encuentran concentrados los centros de formación y por ende, los profesionales de áreas específicas. A éstos no les conviene ir a la periferia – el campo, Capiibary, por ejemplo – por no tener un “paquete” de trabajo rentable. Podemos resumir esta situación en la ecuación:

Escasas horas cátedra + largas recorridos entre una institución y otra+ condiciones de trabajo desfavorables+ falta de rubros = precarización laboral del docente del interior.


Ante esta problemática queremos dar una solución en la que hoy estamos trabajando. El objetivo es: “acercar por medio de la tecnología lo que la distancia física separa”. Es por eso que, recientemente, hemos establecido un convenio con la Universidad La Salle de México DF, para que en el 2016, podamos contar con una formación a distancia que nos permita dar respuestas a esta necesidad. En eso estamos…

Hno. Hernán Santos

Boletín informativo

No te pierdas nuestras novedades. Mantenete informado con nuestro Boletín Informativo.

125lasalle

Mantenete en contacto

Llamanos al   4374-9046

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

facebook twitter youtube
Está aquí: Home Noticias Capiibary, un lugar para volver a soñar